Páginas vistas en total

martes, 5 de agosto de 2008

Gloria efímera

En el valle que se muestra tras tus senderos oculto

Quiero que en su descanso repose mi fruto


Allá donde te muestras escondida

Depositare con sigilo la semilla


Abriré los surcos de tu piel

Inundándolos con mi deseo

Dejare las marcas de la pasión

En cada rincón de tu cuerpo

Desgarrando los jirones

De aquella gloria efímera


Surcaré el mar de tu desolación

Para desalar con mis besos

La amargura de tus lágrimas


Beberé la hiel que amenaza tu dulzura

Para convertirla en la miel

que de tus labios mana fresca y pura


Besaré tus ojos cerrados

Cargados de sueños e ilusiones

Depositare en ellos la mirada que esperas,

los ojos que en ti se reflejan.


Me embriagaré con tu esencia de mujer

Sucumbiré a los encantos de tu ser.